20 de mayo de 2011

De Acueductos y Monjas: El Marquesado de la Villa del Villar del Águila

Acueducto de la Ciudad de Santiago de Querétaro, México

Estimados lectores, espero que muchos de ustedes ya hayan visitado alguna vez la hermosa ciudad de Santiago de Querértaro, conocida más bien por su apellido que por su nombre. Esta antigua ciudad resguarda uno de los cascos históricos mejor conservados de México, y sin duda uno de los más tradicionales de la arquitectura colonial del centro del país. A lo largo de ella, se puede divisar con perfecta claridad un asombroso acueducto de 1.3 kilómetros de longitud, conformado por 74 arcos, de los cuales los mayores alcanzan una altura de casi 30 metros. Este acueducto fabricado de cantera rosa y mampostería fue finalizado en el año de 1738 tras la comisión encargada por el III marqués de la Villa del Villar del Águila para dotar con agua a la Villa de Santiago de Querétaro, gracias a la peculiar petición de un convento de monjas capuchinas.


La vida de don Juan Antonio de Urrutia y Arana, III marqués de la Villa del Villar del Águila, permanece un misterio para muchos. Las razones por las cuales el marqués estuvo dispuesto a pagar extraordinarias sumas de dinero para realizar el controvertido acueducto de Querétaro ha dado lugar a todo tipo de interpretaciones, una de ellas, la más común, asegura que don Juan Antonio estaba enamorado de una joven religiosa que formaba parte del convento de San José de Gracia y que a petición de ella construyó la obra. La historia popular cuenta que al no poder aceptar el amor del marqués, la religiosa le pidió que en vez de amarla a ella hiciera una obra muy grande para los pobres, que en ese momento estaban sufriendo por las terribles condiciones higiénicas de una ciudad sin dotación de agua. Como respuesta desmedida a su petición, el marqués construyó el acueducto más imponente de la arquitectura virreinal novohispana.

Para reforzar esta teoría se encuentra otro de los hechos más notables de la vida del del joven marqués: la construcción de la famosa Casa de la Marquesa, antiguamente conocida como Palacio de la Marquesa de la Villa del Villar del Águila. Extrañamente, el marqués y su esposa vivían separados, y éste mandó construir un palacio de estilo barroco para servir de habitación a su joven esposa, de quien nunca tuvo sucesión, a cierta distancia de donde él residía, y que hoy alberga uno de los hoteles más exclusivos de México.

Palacio de la marquesa de la Villa del Villar del Águila, actual Hotel Casa de la Marquesa. Foto de Jorge Cortés.

A pesar de que don Juan Antonio de Urrutia y Arana fue sin duda el más controvertido de los poseedores de este marquesado, no fue el primero, y la historia de este título de Castilla no inicia con él. En el siglo XVII, don Juan Jerónimo de Urrutia e Inoriza, un hidalgo de Llanteno, cercano a Ávila, viajó a la Nueva España con la edad de 20 años para buscar fortuna en el nuevo mundo. Don Juan Jerónimo fue Capitán de Caballos de Corazas, Alcaide de la Alameda, Alguacil Mayor del Santo Oficio, Corregidor o Justicia Mayor de la Ciudad de México, Alcalde Provisional Ordinario de la Ciudad de México y más tarde le fue otorgado el ingreso a la prestigiosa Orden de Santiago. Tras lograr una gran fortuna gracias a la administración y explotación adecuada de sus cuantiosas tierras, así como por la sucesión al importante mayorazgo de la familia de su esposa, consiguió de S.M el Rey Carlos II, el 6 de julio de 1689, la concesión de un título de Castilla que pasaría por más de una familia del virreinato y la península.

De los Urrutia a los Fernández de Jáuregui, después a los Urquijo y finalmente a los de la Peña, el marquesado de la Villa del Villar del Águila pasó de mano en mano, llamando la atención por su largo y sonoro nombre, y para aquellos amantes de la historia virreinal, con su inevitable vinculación a la ciudad de Santiago de Querétaro, su acueducto y su famosa Casa de la Marquesa.

Les dejo el esbozo genealógico de la ascendencia y descendencia de los titulares al marquesado de la Villa del Villar del Águila.


I.- Don Diego de Urrutia. Casó con doña María de Allende. Fueron padres de:

II.- Don Juan de Urrutia y Allende. Casó con doña Casilda de Retes y Retes, hija de don Pedro de Retes y doña María de Retes. Fueron padres de:

III.- Don Domingo de Urrutia y Retes. Casó con doña María Pérez de Inoriza y Ochoa de Ureta, hija de don Martín de Inoriza Chávarri y doña María López Ochoa de Ureta y Menoyo. Fueron padres de:

IV.- Don Juan Jerónimo de Urrutia e Inoriza, I Marqués de la Villa del Villar del Águila, Capitán de Caballos de Corazas, Alguacil Mayor del Santo Oficio, Caballero de la Orden de Santiago, Alcalde Provisional Ordinario de la Ciudad de México. Tras su matrimonio fue conocido como don Juan Jerónimo López de Peralta por así requerirlo la sucesión del mayorazgo de su esposa. Casó con Doña María López de Peralta Pujadas y Cervantes, hija del General don José de Pujadas y Zapata y de doña Francisca Jerónima López de Peralta y Cervantes. Murió sin sucesión. El título pasó a su sobrino, que sigue.

V.- Don Juan Antonio de Urrutia y Arana (†1743), III Marqués, Caballero de la Orden de Alcántara, hijo de Don Domingo de Urrutia e Inoriza y de Doña Antonia de Arana. Casó con Doña María Josefa Paula Guerrero Dávila Moctezuma y Fernández del Corral. Murió sin sucesión. El título pasó a su sobrino, que sigue.

VI.- Don Juan Antonio Fernández de Jáuregui y Urrutia, IV Marqués, hijo de don Sebastián Fernández de Jáuregui y Ojirando y doña María de Urrutia y Arana, hermana del III Marqués de la Villa del Villar del Águila. Casó con doña María Francisca de Aldama Ayala y Menoyo. Fueron padres de:

VII.- Don Manuel Pascual Fernández de Jáuregui y Aldama Ayala, V Marqués. Murió sin sucesión. El título pasó a su hermano, que sigue.

VIII.- Don Sebastián Benito Fernández de Jáuregui y Aldama Ayala, VI Marqués. Murió sin sucesión. El título pasó a su hermano, que sigue.

IX.- Don Juan Antonio Ángel Fernández de Jáuregui y Aldama Ayala, VII Marqués. Casó con doña Ana María Rita de la Canal y Hervás. Fueron padres de:

X.- Don Juan María Fernández de Jáuregui y de la Canal, VIII Marqués. Casó doña María Josefa Díez Marina y del Solar. Fueron padres de:

XI.- Don Juan José Fernández de Jáuregui y Díez Marina, Teniente Coronel y Primer Gobernador del Estado de Querétaro. Casó con doña Guadalupe Aguilera y Mier, hija de don José Joaquín de Aguilera y doña Mariana de Mier y Ríos (casó en segundas nupcias con doña María Francisca de Allende y Montemayor, pero de ella no tuvo descendencia). Don Juan José vivió el traspaso al México indpendiente por lo que nunca sucedió en el marquesado. A partir de su padre, el título cayó en desuso.
Fueron padres de:

XII.- Don Juan Manuel Fernández de Jáuregui y Aguilera. Casó con doña María Villar.


Con este último poseedor del marquesado, el título cayó en desuso y fue rehabilitado en 1919, con la denominación de marquesado del Villar del Águila, a favor de Don Juan Manuel de Urquijo y Landecho, IV marqués de Urquijo, XIII marqués de Loriana y IX marqués del Villar del Águila. Actualmente está en posesión de don William Charles de la Peña YappenXII marqués del Villar del Águila.


1 comentario:

  1. Excelente artículo, pero una pregunta: En sí, ¿Cuál era o dónde esta(ba) la Villa del Villar del Águila?
    Gracias!

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.