31 de mayo de 2011

Nuevo Diseño

Autor anónimo, Pintura de Castas, siglo XVIII

Estimados lectores, para celebrar las 2 mil visitas al blog de Genealogía Novohispana, he decidido hacer un pequeño cambio de diseño, al igual que hicimos con las primeras mil visitas. Espero que les guste este nuevo formato y que no los confunda mucho. El nuevo fondo representa una pintura de castas, representación muy difundida en la era virreinal, que en este caso representa la formación de la casta denominada castiza. El autor es anónimo, pero circa el siglo XVIII. También he agregado un nuevo elemento que es el de las páginas recomendadas. Al borde lateral derecho, debajo del archivo del blog, podrán encontrar una serie de enlaces a blogs y páginas web que conciernen a la genealogía, la heráldica, la historia, la historia del arte, y el arte heráldico, así como el Portal de Archivos Españoles (PARES), donde pueden encontrar una amplia documentación digital de documentos de los siglos correspondientes al virreinato. Les agradezco mucho por la participación que ha habido en este medio, y por el apoyo de tantos para poder realizar esta empresa de difusión de un tema tan poco presente en la red, pero que poco a poco va sumando seguidores. A las visitas de México, España, Estados Unidos, Argentina, Colombia, Alemania y Chile, sumo el agradecimiento a aquellos otros que han logrado el Top 10 de visitas más frecuentes, que son Brasil, Italia y Ecuador. También hemos tenido visitas de Hungría, Japón, Austria, Canadá, Francia, Honduras y muchos otros países en donde sabemos que hay seguidores de la historia familiar de la Nueva España.  

Es importante que todos nosotros, a quienes nos apasiona el estudio de la genealogía y la heráldica, lo aprendamos a traducir y difundir para la sociedad del siglo XXI, pues para muchos sigue siendo un tema alejado, con tintes oscuros y anticuados. Es por ello que nuestra presencia en internet y las redes sociales es fundamental e indispensable si queremos que nuestras tradiciones se mantengan vivas y sean conocidas por las nuevas generaciones. El objetivo es mostrar la luminosidad y actualidad que existe detrás de esta disciplina, y mantener el espíritu histórico-crítico, para no caer en actitudes de vanidad o arrogancia, tentaciones que son muy frecuentes al acceder a estos temas y que evitan que más gente se acerque y se interese por este mundo. 

Para el estudio de la genealogía, quiero compartir dos lecciones que he aprendido en estos años. La primera es la actitud a la cual nos invita la Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía con su lema: 


"Veritas, Non Vanitas", que quiere decir "Verdad, No Vanidad".

 La segunda es un poco más larga y la tomo del libro titulado Origen de la Ylustrísima Casa de Velasco, escrito por don Pedro IV Fernández de Velasco, III duque de Frías, V conde de Haro y IX condestable de Castilla, que dice así, en lenguaje y ortografía del siglo XVI:

"Porque todos los hombres de algún estado
 tienen más obligación que otros a saber 
qué tales fueron sus pasados y el origen dellos 
para saber de qué linage desçienden
 y para seguir y ymitar aquellos donde bienen en las virtudes que tubieron 
y para apartarse de los viçios y tachas que tanbién tubieron." 

Pedro IV Fernández de Velasco


Con esto ya los dejo, y nuevamente, muchas gracias por todo.



20 de mayo de 2011

De Acueductos y Monjas: El Marquesado de la Villa del Villar del Águila

Acueducto de la Ciudad de Santiago de Querétaro, México

Estimados lectores, espero que muchos de ustedes ya hayan visitado alguna vez la hermosa ciudad de Santiago de Querértaro, conocida más bien por su apellido que por su nombre. Esta antigua ciudad resguarda uno de los cascos históricos mejor conservados de México, y sin duda uno de los más tradicionales de la arquitectura colonial del centro del país. A lo largo de ella, se puede divisar con perfecta claridad un asombroso acueducto de 1.3 kilómetros de longitud, conformado por 74 arcos, de los cuales los mayores alcanzan una altura de casi 30 metros. Este acueducto fabricado de cantera rosa y mampostería fue finalizado en el año de 1738 tras la comisión encargada por el III marqués de la Villa del Villar del Águila para dotar con agua a la Villa de Santiago de Querétaro, gracias a la peculiar petición de un convento de monjas capuchinas.


La vida de don Juan Antonio de Urrutia y Arana, III marqués de la Villa del Villar del Águila, permanece un misterio para muchos. Las razones por las cuales el marqués estuvo dispuesto a pagar extraordinarias sumas de dinero para realizar el controvertido acueducto de Querétaro ha dado lugar a todo tipo de interpretaciones, una de ellas, la más común, asegura que don Juan Antonio estaba enamorado de una joven religiosa que formaba parte del convento de San José de Gracia y que a petición de ella construyó la obra. La historia popular cuenta que al no poder aceptar el amor del marqués, la religiosa le pidió que en vez de amarla a ella hiciera una obra muy grande para los pobres, que en ese momento estaban sufriendo por las terribles condiciones higiénicas de una ciudad sin dotación de agua. Como respuesta desmedida a su petición, el marqués construyó el acueducto más imponente de la arquitectura virreinal novohispana.

Para reforzar esta teoría se encuentra otro de los hechos más notables de la vida del del joven marqués: la construcción de la famosa Casa de la Marquesa, antiguamente conocida como Palacio de la Marquesa de la Villa del Villar del Águila. Extrañamente, el marqués y su esposa vivían separados, y éste mandó construir un palacio de estilo barroco para servir de habitación a su joven esposa, de quien nunca tuvo sucesión, a cierta distancia de donde él residía, y que hoy alberga uno de los hoteles más exclusivos de México.

Palacio de la marquesa de la Villa del Villar del Águila, actual Hotel Casa de la Marquesa. Foto de Jorge Cortés.

A pesar de que don Juan Antonio de Urrutia y Arana fue sin duda el más controvertido de los poseedores de este marquesado, no fue el primero, y la historia de este título de Castilla no inicia con él. En el siglo XVII, don Juan Jerónimo de Urrutia e Inoriza, un hidalgo de Llanteno, cercano a Ávila, viajó a la Nueva España con la edad de 20 años para buscar fortuna en el nuevo mundo. Don Juan Jerónimo fue Capitán de Caballos de Corazas, Alcaide de la Alameda, Alguacil Mayor del Santo Oficio, Corregidor o Justicia Mayor de la Ciudad de México, Alcalde Provisional Ordinario de la Ciudad de México y más tarde le fue otorgado el ingreso a la prestigiosa Orden de Santiago. Tras lograr una gran fortuna gracias a la administración y explotación adecuada de sus cuantiosas tierras, así como por la sucesión al importante mayorazgo de la familia de su esposa, consiguió de S.M el Rey Carlos II, el 6 de julio de 1689, la concesión de un título de Castilla que pasaría por más de una familia del virreinato y la península.

De los Urrutia a los Fernández de Jáuregui, después a los Urquijo y finalmente a los de la Peña, el marquesado de la Villa del Villar del Águila pasó de mano en mano, llamando la atención por su largo y sonoro nombre, y para aquellos amantes de la historia virreinal, con su inevitable vinculación a la ciudad de Santiago de Querétaro, su acueducto y su famosa Casa de la Marquesa.

Les dejo el esbozo genealógico de la ascendencia y descendencia de los titulares al marquesado de la Villa del Villar del Águila.


I.- Don Diego de Urrutia. Casó con doña María de Allende. Fueron padres de:

II.- Don Juan de Urrutia y Allende. Casó con doña Casilda de Retes y Retes, hija de don Pedro de Retes y doña María de Retes. Fueron padres de:

III.- Don Domingo de Urrutia y Retes. Casó con doña María Pérez de Inoriza y Ochoa de Ureta, hija de don Martín de Inoriza Chávarri y doña María López Ochoa de Ureta y Menoyo. Fueron padres de:

IV.- Don Juan Jerónimo de Urrutia e Inoriza, I Marqués de la Villa del Villar del Águila, Capitán de Caballos de Corazas, Alguacil Mayor del Santo Oficio, Caballero de la Orden de Santiago, Alcalde Provisional Ordinario de la Ciudad de México. Tras su matrimonio fue conocido como don Juan Jerónimo López de Peralta por así requerirlo la sucesión del mayorazgo de su esposa. Casó con Doña María López de Peralta Pujadas y Cervantes, hija del General don José de Pujadas y Zapata y de doña Francisca Jerónima López de Peralta y Cervantes. Murió sin sucesión. El título pasó a su sobrino, que sigue.

V.- Don Juan Antonio de Urrutia y Arana (†1743), III Marqués, Caballero de la Orden de Alcántara, hijo de Don Domingo de Urrutia e Inoriza y de Doña Antonia de Arana. Casó con Doña María Josefa Paula Guerrero Dávila Moctezuma y Fernández del Corral. Murió sin sucesión. El título pasó a su sobrino, que sigue.

VI.- Don Juan Antonio Fernández de Jáuregui y Urrutia, IV Marqués, hijo de don Sebastián Fernández de Jáuregui y Ojirando y doña María de Urrutia y Arana, hermana del III Marqués de la Villa del Villar del Águila. Casó con doña María Francisca de Aldama Ayala y Menoyo. Fueron padres de:

VII.- Don Manuel Pascual Fernández de Jáuregui y Aldama Ayala, V Marqués. Murió sin sucesión. El título pasó a su hermano, que sigue.

VIII.- Don Sebastián Benito Fernández de Jáuregui y Aldama Ayala, VI Marqués. Murió sin sucesión. El título pasó a su hermano, que sigue.

IX.- Don Juan Antonio Ángel Fernández de Jáuregui y Aldama Ayala, VII Marqués. Casó con doña Ana María Rita de la Canal y Hervás. Fueron padres de:

X.- Don Juan María Fernández de Jáuregui y de la Canal, VIII Marqués. Casó doña María Josefa Díez Marina y del Solar. Fueron padres de:

XI.- Don Juan José Fernández de Jáuregui y Díez Marina, Teniente Coronel y Primer Gobernador del Estado de Querétaro. Casó con doña Guadalupe Aguilera y Mier, hija de don José Joaquín de Aguilera y doña Mariana de Mier y Ríos (casó en segundas nupcias con doña María Francisca de Allende y Montemayor, pero de ella no tuvo descendencia). Don Juan José vivió el traspaso al México indpendiente por lo que nunca sucedió en el marquesado. A partir de su padre, el título cayó en desuso.
Fueron padres de:

XII.- Don Juan Manuel Fernández de Jáuregui y Aguilera. Casó con doña María Villar.


Con este último poseedor del marquesado, el título cayó en desuso y fue rehabilitado en 1919, con la denominación de marquesado del Villar del Águila, a favor de Don Juan Manuel de Urquijo y Landecho, IV marqués de Urquijo, XIII marqués de Loriana y IX marqués del Villar del Águila. Actualmente está en posesión de don William Charles de la Peña YappenXII marqués del Villar del Águila.


6 de mayo de 2011

Marquesado de Guadalupe Gallardo

Patio del antiguo Palacio de los Marqueses de Guadalupe Gallardo.


El marquesado de Guadalupe Gallardo fue otorgado a don Manuel José Rincón Gallardo y Berrio el 11 de marzo de 1810, en las vísperas del movimiento insurgente de Miguel Hidalgo, junto al vizcondado previo de Casa Gallardo. Don Manuel José fue Alcalde de Santa María de los Lagos, Regidor de Aguascalientes, Coronel del Regimiento de San Carlos de San Luis Potosí y heredero del importante mayorazgo de Ciénega del Rincón, también conocido como Ciénega de Mata, en la Nueva Galicia. Este importante personaje novohispano descendía de una larga línea de alcaldes de la Villa de Aguascalientes, misma donde uno de sus antepasados comenzó la construcción de una portentosa mansión que más tarde se convertiría en el Palacio de Gobierno del Estado de Aguascalientes. Los poseedores del mayorazgo de Ciénega del Rincón se encontraban desde el siglo XVIII entre los latifundistas más poderosos de la Nueva España. Su importante mayorazgo había pasado a manos de la familia por el matrimonio habido entre don Nicolás Gallardo de Rodas y doña Juana Rincón de Ortega, dueña de dicho mayorazgo. Fue con este matrimonio que se fundó el conocido apellido Rincón-Gallardo, que pronto se enlazaría con familias pertenecientes a la aristocracia novohispana y peninsular, y que continúa hasta nuestros días. 

El primer marqués de Guadalupe Gallardo, don Manuel José, también descendía de la importante familia Berrio, de la cual ya hemos hablado anteriormente en su calidad de marqueses del Jaral de Berrio y condes de San Mateo de Valparaíso. La abuela materna de don Manuel José, doña Paula de Berrio y Zaldívar, era hermana del I Marqués del Jaral de Berrio, también importantísimo terrateniente de Guanajuato. La notable genealogía de esta familia nos muestra la complejidad de la sociedad novohispana y las redes familiares de poder que existieron durante el virreinato. Apellidos como Romero de Terreros, Cortina, Berrio, Villamil y Cervantes, se repiten una y otra vez en esta compleja red, alternando con notables familias peninsulares, como fueron los Vélez de Guzmán, Luna y Ortiz de Zárate.

En el siglo XX, don Carlos Rincón-Gallardo y Romero de Terreros reunió en su persona los títulos de Duque de Regla (con Grandeza de España de Primera Clase), Marqués de Villahermosa de Alfaro y Marqués de Guadalupe Gallardo, heredando así un importante bagaje de tradición familiar a sus descendientes, los cuales también numeramos en la publicación acerca del Ducado de Regla. En esta ocasión, es mi intención presentar a nuestros lectores la genealogía de la familia Rincón-Gallardo, de la línea que se sigue por la sucesión del marquesado que reunió la devoción a Nuestra Señora de Guadalupe con el ilustre apellido que tantos miembros de esta gran familia del territorio novohispano aún llevan con orgullo. 


I.- Teniente General Don Francisco Martín Gallardo, familiar del Santo Oficio. Casó con Doña Teresa de Rodas. Don Francisco llevaba como apellido Martín, pero según la tradición fue apodado "el Gallardo" debido a sus cualidades cortesanas. Más tarde, don Francisco adoptó su nuevo apodo como apellido, mismo que heredarían sus descendientes y que daría nombre al futuro marquesado.
Fueron padres de:

II.- Capitán Don Nicolás Gallardo de Rodas. Casó con Doña Juana Rincón de Ortega y Pérez de Aguirre, heredera del mayorazgo de Rincón, hija de Don Juan Rincón de Vivar, hijo a su vez de Don Francisco Rincón y Doña María de Ortega, y de Doña Catarina Pérez de Aguirre.
Fueron padres de:

III.- Capitán Don José Rincón Gallardo. Casó con Doña María Antonia de Luna, hija de Don Jerónimo de Luna, Oidor de México, y de Doña Isabel Manuela Arias Salvador.
Fueron padres de:

IV.- Don Manuel Rincón-Gallardo y Luna, vecino de Aguascalientes. Casó con Doña Micaela de Feijoó y Centellas, hija de Don Francisco de Feijoó y Centellas, Oidor de Guadalajara, y de Doña Josefa de Maya y Palacios.
Fueron padres de:

V.- Don Javier Rincón-Gallardo y Feijoó, Alcalde de Santa María de los Lagos en 1741. Casó con Doña María Josefa García de Rojas y Vélez de Guzmán, hija del Capitán Don Fernando García de Rojas y de Doña Josefa Vélez de Guzmán.
Fueron padres de:

VI.- Don José Antonio Rincón-Gallardo y García de Rojas, Alcalde de Santa María de los Lagos en 1755, dueño del mayorazgo de Ciénega del Rincón o Ciénega de Mata. Casó con Doña Josefa Francisca de Calderón y Berrio, hija de Don Vicente de Calderón y Oteiza y de Doña Paula de Berrio y Zaldívar, hermana del Marqués del Jaral de Berrio.
Fueron padres de:

VII.- Don Manuel José Rincón-Gallardo y Berrio, I Marqués de Guadalupe Gallardo, Caballero de la Orden de Santiago, Alcalde de Santa María de los Lagos, Regidor de Aguascalientes en 1791, Coronel del Regimiento de San Carlos de San Luis Potosí. Casó con Doña María Ignacia Santos del Valle y Cervantes, hija de Don José Santos del Valle y de Doña Ana Leonel de Cervantes.
Fueron padres de:

VIII.- Don José María Rincón-Gallardo y Santos del Valle, II Marqués. Casó con Doña Paz Villamil, hermana de la Condesa de Regla y de la Marquesa de Aguayo. Casó en segundas nupcias con Doña Ana Rosso y Delgado, hija de Don Marcos Rosso y Ortiz de Zárate y de Doña Guadalupe Delgado.
Fueron padres de:

IX.- Don Eduardo Rincón-Gallardo y Rosso, III Marqués. Casó con Doña María del Refugio Romero de Terreros y Goríbar, Duquesa y Condesa de Regla, marquesa de Villahermosa de Alfaro y de San Cristóbal, condesa de San Bartolomé de Jala, Grande de España de Primera Clase, hija de Don Ramón Romero de Terreros y Villar-Villamil y de María del Refugio de Goríbar y Múzquiz.
Fueron padres de:

X.- Don Carlos Rincón-Gallardo y Romero de Terreros (†1950), IV Marqués, III Duque de Regla, XI Marqués de Villahermosa de Alfaro, Grande de España, Caballero del Real Cuerpo de la Nobleza de Madrid, Caballero Gran Cruz de la Orden del Santo Sepulcro, Caballero de la Orden de Montesa. Casó con Doña María de la Concepción Cortina y Cuevas, hija de Don Francisco Cortina e Icaza y de Doña María de la Concepción Cuevas y Rubio.
Fueron padres de:

XI.- Doña María de la Concepción Rincón-Gallardo y Cortina († 1954), IV Duquesa de Regla, Grande de España, V Marquésa de Guadalupe Gallardo. Casó con Don José Justo del Sagrado Corazón de Jesús Pedro Ignacio Fausto de los Dolores Fernández del Valle y Castilla-Portugal (1895, Guadalajara, Jalisco), hijo de Don José Justo Fernández del Valle y Martínez-Negrete, y de Doña María de la Luz Rafaela Antonia Guillermina de Castilla-Portugal y Priani, hermano del primer Marqués Pontificio del Valle.
Fueron padres de:

XII.- Don Justo Fernández del Valle y Rincón-Gallardo (†1996), V Duque de Regla, Grande de España, VI Marqués de Guadalupe Gallardo. Casó con Doña María del Carmen Cervantes y Riba, hija de don Alfonso de Cervantes y Anaya y de doña María del Carmen Riba y Landa, hermana de doña María Teresa Cervantes y Riba, Marquesa de Rivas Cacho y Condesa de la Presa de Jalpa.
Fueron padres de:

XIII.- Don Justo Fernández del Valle y Cervantes (hasta la fecha), VI Duque de Regla, Grande de España, VII Marqués de Guadalupe Gallardo. 









Se ha producido un error en este gadget.