29 de febrero de 2012

Con mi más sincera envidia.



Estimados lectores,


En primer lugar quisiera disculparme por el largo tiempo que he pasado sin publicar en el blog. Como todos ustedes saben, cada uno de los artículos que aquí se publican son fruto de una larga y seria investigación, que requiere de mucho tiempo y atención. Por la misma razón, en los últimos meses no he tenido la oportunidad de compartir nada nuevo con ustedes y Blogger está teniendo algunos problemas que no me permiten publicar las cosas como quiero (ej. justificar el texto), aunque en este mismo momento me encuentre preparando un artículo que estoy seguro que encontrarán de gran interés. A pesar de todo ésto, quisiera compartir con ustedes un vídeo que me ha sido compartido y que considero que guarda una importante relación con el tema que aquí nos concierne.


Desde el 2010, se encuentra en la red un reportaje de la Casa Solariega de Aliaga, casa habitada desde 1535 por la misma familia, heredada de generación en generación por línea de varonía. Actualmente la casa es propiedad de don Gonzalo Jorge de Aliaga y Ascenzo, conde de San Juan Lurigancho, XIV nieto del capitán don Jerónimo de Aliaga, quien acompañó a don Francisco Pizarro en la conquista del Perú. Pues si, estimados lectores, con mi más sincera envidia debo decir que la Casa de Aliaga se encuentra en el territorio que fue siempre par a la Nueva España, el importantísimo virreinato del Perú. ¿Porqué entonces, en un blog que trata la genealogía de la Nueva España, se habla sobre una casa peruana? La razón es simple, en primer lugar porque es en la comparación con los otros que percibimos nuestras señas particulares, así como las cosas que compartimos, y es entonces donde somos capaces de percibir nuestra propia identidad. En segundo, porque es imposible hablar de la Nueva España sin mirar hacia El Perú, hacia la Nueva Granada o el cortísimo virreinato de La Plata, pues así como cada territorio tuvo fenómenos singulares, también es posible encontrar semejanzas asombrosas con cada uno, que nos permiten hablar de patrones que definen una identidad virreinal propia de la América Hispánica.  


Los dejo entonces con este interesante reportaje que despierta las envidias de todo aficionado a la historia virreinal novohispana. ¡Cómo quisiéramos que en nuestro querido territorio existiera una conservación del patrimonio histórico familiar como lo hay en otros países! Quizás, algún día seamos capaces de comprender la riqueza que ésto representa para una nación, por ahora podemos apreciar lo que tienen nuestros vecinos, y cuando estemos preparados, podremos seguir su ejemplo.







Para saber más sobre la Casa de Aliaga te invito a que visites su página oficial: http://www.casadealiaga.com/



Se ha producido un error en este gadget.